Pasaba horas y horas delante de la pantalla enganchado a los videojuegos. Muchos de ellos bélicos. El día del crimen Alberto perdió una partida online y furioso subió a casa de su vecina Saray. Así se lo ha contado al juez.