Después de que su marido se desvaneciera mientras pilotaba el ultraligero en que viajaban, Kika, sin tener idea de pilotar, tuvo que ponerse a los mandos.