Una empresa de cemento se enfrenta a una demanda que parte del Instituto de la Mujer de Madrid por publicidad sexista. En sus anuncios lleva apareciendo desde hace diez años la figura de la mujer como un objeto de atracción y que poco tiene que ver con el producto que promociona, el cemento.