Las drogas más consumidas son más puras. Éxtasis, speed o cocaína contienen cada vez menos adulterantes, muy perjudiciales. Pero los expertos advierten: es un arma de doble filo, como confirma Joan Colom, subdirector de drogodependencia de la Generalitat de Cataluña. Son más puras porque hay mayor control policial sobre los productos químicos que se necesitan para adulterarlas.