Una mujer de 31 años y nacionalidad rusa, pero residente en Gran Canaria, ha fallecido a causa de las heridas que la quilla de una tabla de windsurf le produjo en el cuello. La víctima, que se encontraba recogiendo marisco a unos 25 metros de la orilla en la playa de Cueva Laya, en el municipio canario de Santa Lucía de Tirajana, no señalizó su posición con boya y un windsurfista impactó contra ella provocándole heridas que le causaron la muerte. El joven sueco que impactó contra la mujer fallecida tuvo que ser trasladado al hospital con una crisis de ansiedad.