Los lugares de veraneo pueden, desde hoy, ser agraciados con el gordo de Navidad del 22 de diciembre, cuyos 160 millones de décimos han comenzado a venderse en las playas y pueblos turísticos españoles, que confían en que la diosa de la fortuna potencie su atractivo turístico.