Ashya King paseaba hoy tranquilo de la mano de su madre y su hermano, tras haberse recuperado del tumor que padecía, después del tratamiento que ha recibido en un hospital malagueño. Es un ejemplo de lucha de sus padres, que se saltaron la ley para sacar a su hijo del hospital británico en el que estaba siendo tratado porque no confiaban en los médicos. Después de pasar por un proceso judicial, los padres de Ashya han logrado para su hijo el tratamieno que puede salvarle la vida.