Desde el mismísimo Japón los cuatro lanzadores más hábiles del país nipón.Y recién salidos del campo de batalla cuatro combatientes con armamento pesado.Así comenzaba este disparado concurso en la campiña británica, que consiste en eso: en el lanzamiento controlado de tartas, o lo que sea esa masa pringosa.