El escalador francés, Alain Robert, más conocido como Spiderman, escaló el domingo el rascacielos más alto del mundo. Un nuevo reto para el hombre de 52 años que no utilizó ningún tipo de seguridad ni arnés, y que ayudado solo con un poco de serrín y cinta adhesiva en sus manos, se retó a sí mismo una vez más.