También en la cripta, pero en un nicho diferente al que contenía los restos de un féretro y la famosa tablilla con las iníciales M y C remachadas en hierro.