El coche quedó destrozado pero Juan José de 31 años y policía local de Vigo salió ayer ileso. Circulaba por la calle cuando vio que un contenedor de cuatro toneladas se caía de un camión. y se le venía encima. "Vi como el contenedor entraba por el parabrisas, de frente. Por suerte, no me quedé bloqueado y lo que hice fue agacharme, tirarme contra la palanca de cambios y debajo del volante" ha dicho el policía. Cuando pararon los ruidos creyó que los 13 metros de hierro podrían apalstarle y reaccionó muy deprisa. "Me quite el cinturón y sali por la otra puerta del copiloto". Lo único que se le pasó por la cabeza en ese momento fue su mujer embarazada y que tenia conocer a su hijo que nacerá en junio. El contenedor chocó contra un árbol y se desplazó. Todo se ha quedado en un susto tremendo, cinco puntos en la cabeza y una fecha, el 27 de enero, el día que Juan José volvió a nacer.