Tres atracadores acababan de asaltar un hotel en la localidad madrileña de Alcalá de Henares y huían a gran velocidad en su coche. Llevaban media hora escapando de la policía y 200 kilómetros por hora cuando en un momento determinado pierden el control del vehículo en un túnel de la M30 protagonizando un espectacular choque. Conductor y copiloto son detenidos ahí mismo. El tercer atracador, 24 horas más tarde.