"Te voy a hacer daño donde más te duele". Esta frase amenazante la escucharon dos mujeres antes de que sus exparejas mataran a sus hijos. Se la dijo José Bretón a Ruth antes de asesinar a Ruth y José en Córdoba, y se la dijo Felipe Rascón a Ángeles antes de matar a su niña Andrea de dos tiros con sólo 7 años. En este último caso la mató durante una visita al padre sin supervisión. Ángeles denunció 47 veces que ella y su hija habían sufrido malos tratos pero nadie le hizo caso. La ONU condenó a España por no proteger a la niña. En nuestro país no se considera a los niños víctimas de violencia de género. Deja a criterio del juez si suspende o no el contacto entre los hijos y el padre maltratador.