Las cenizas del religioso muerto por ébola Manuel García Viejo quedarán depositadas mañana en el panteón de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en el cementerio madrileño de San Isidro, como ya ocurriera con las del misionero Miguel Pajares, también fallecido por esta enfermedad en agosto pasado.