La concentración de antitaurinos celebrada en Algemesí estuvo marcada por la tensión entre los detractores de la fiesta y un grupo de peñistas de la localidad de la Ribera. El fuerte dispositivo policial evitó males mayores aunque algunos manifestantes se encaramaron al cadafal de la plaza de toros e intentaron arrancar el cartel del festejo, momento en el que apareció uno de los festeros y se liaron a golpes.