Nunca se había visto nada igual, 20 inmigrantes aún resisten en la valla de Melilla tras 15 horas a pleno sol. Tal está siendo la presión migratoria de los últimos días que hasta el gobierno marroquí ha tenido que reconocer “ciertos fallos” que promete corregir. La Guardia Civil ha conseguido convencer a más de la mitad de los 80 inmigrantes que consiguieron trepar la valla esta mañana para que bajaran por su propio pie, tras tenderles una escalera, los agentes les devolvieron a Marruecos.