Como cada verano, las comunidades autónomas dejan menos camas disponibles en los hospitales. Dicen que es por la bajada de la demanda. En el de Bellvitge iban a cerrar 200. Pero los pacientes y los médicos se han revelado y han convocado varias protestas, como la de esta mañana a las puertas del hospital. También se han atrincherado en las habitaciones para evitar que se clausuren algunas plantas. De momento, han conseguido que solo se hayan suprimido 48 camas.