Ryutaro Nonomura se defiende de las acusaciones de corrupción entre sollozos y pataletas.