La retención policial no existía, hasta ahora. La nueva ley de seguridad ciudadana da nombre a la inmovilización policial y el traslado a comisaría sin que se lean los derechos ni estar presente un abogado. El Gobierno quería colarlo en la ley con una única obligación: que la Policía fuera diligente en el trámite. Pero el Consejo de Estado recomienda que esa investigación o sanción tenga un límite de seis horas.