Nivel de alerta terrorista 3, más de 4.000 policías, antidisturbios, desactivadores de explosivos, francotiradores o especialistas en subsuelo, todo revisado en el recorrido y controles de casi 3.000 guardia civiles en el extrarradio, como ocurrió en la boda de los Príncipes. Vigilarán a los ciudadanos que se acercan a los futuros Reyes para intentar evitar abucheos, porque Interior admite que las cosas han cambiado mucho y hay una amenaza real con las protestas de los radicales de todo tipo.