Los cascos son muchas veces el complemento ideal de la mayoría de las personas. Los llevamos a todas horas y eso nos puede llegar a crear algún que otro problema de salud. A esto hay que sumarle la contaminación acústica a la que estamos expuestos, la cual casi siempre supera el límite permitido.