En Alicante una feria casi acaba en tragedia. Una ráfaga de viento levantó una de las atracciones hinchables que se habían colocado por la concentración de coches antiguos. Se llevó por delante a otras cuatro atracciones cercanas y a varios niños que estaban en su interior. El resultado: 22 heridos. Todos han sido dados de alta. Ahora las atracciones, deshinchadas, están siendo examinadas y se investiga si cumplían con la normativa europea y si estaban bien ancladas al suelo.