Un año más, Salou acogerá a unos 9.500 estudiantes británicos ansiosos de disfrutar del polémico Saloufest, "festival deportivo" que entraña además grandes noches de desenfreno. Con ellos llega también el debate a la calle. Los vecinos del municipio de la Costa Dorada se quejan en muchas ocasiones del descontrol que tiene lugar durante los cuatro días que dura la fiesta. Ellos padecen la resaca del festival mientras los bares hacen caja antes del comienzo de temporada.