El municipio es testigo de la desembocadura del rio Bidasoa en el mar Cantábrico.