En lo que va de año, la policía ha decomisado más de un millón y medio de falsificaciones en España, valoradas en 190 millones de euros. Una veintena de policías se encargan de patrullar las zonas más frecuentadas para evitar la venta de los falsos productos.