La Agencia de Salud Pública de Barcelona ha encontrado concentraciones de un microgramo por metro cúbico en el interior de los bares con fumadores en la puerta, una cantidad más elevada que la de los lugares libres de humo.