Un carrito con un bébe de 14 meses se mueve hasta caer a las vías del metro de Filadelfia. Su madre, horrorizada, no duda en saltar para rescatar a la pequeña. Ha conseguido recuperarla y ponerla a salvo en manos de otro pasajero que acude en su ayuda, pero la tensión sigue siendo máxima porque el tren puede llegar en cualquier momento. Gracias a la rapidez de un pasajero, el tren retrasó su llegada a la estación. La niña sufrió un corte en la frente, pero madre e hija se encuentran bien.