El gobierno balear considera "respetuosa y positiva" la decisión del Rey Juan Carlos de prescindir de su embarcación Fortuna por motivos de austeridad. El coste de su mantenimiento no es de alcance público pero, según los expertos, llenar el depósito cuesta unos 25.000 euros y conservarlo en buen estado puede llegar anualmente al 10% de su valor. El Fortuna está valorado en 18 millones de euros. En cuanto Patrimonio Nacional deje de ocuparse de esta embarcación de la familia real, el Consejo de Ministros tendrá que decidir qué hace con ella.