La crisis ha marcado las Navidades de los españoles en los últimos años y ha obligado a modificar los hábitos de consumo. La Navidad, a pesar de la crudeza de los números, es época de reencuentros, de compartir sentimientos y de intercambiar regalos y deseamos olvidarnos por unos días de la crisis: seis de cada diez españoles quiere disfrutar de estos días con espíritu positivo y con humor.