El Camino de Santiago se ha convertido en una de las mejores opciones nacionales para el turismo de los extranjeros en nuestro país. Seis de cada diez peregrinos son de fuera. Norteamericanos, estonios, suizos, los españoles aseguran que en los albergues es difícil escuchar a alguien hablar castellano.