El temporal de frío arrasa el norte de Europa. Hasta el momento más de 60 personas han muerto, 30 de ellas en Ucrania, donde las temperaturas han llegado a los 40 grados bajo cero. En Rusia guarderías y escuelas no han abierto hoy sus puertas y el Ejército ha tenido que intervenir en numerosas ciudades.