El objetivo de los radares de velocidad en carretera es a priori reducir la siniestralidad. Pero muchos consideran que en algunas ocasiones parece concebido con un fin recaudatorio. Este es el caso del radar de Playa de Aro, en Girona.