La vuelta a la rutina es desde mañana una realidad también para los más peques. Mañana arrancan las clases en algunas comunidades como el País Vasco o Aragón. Hay niños que pueden sentir trastornos físicos o psicológicos al incorporarse a las aulas, sobre todo si lo hacen por primera vez, aunque también los pueden sufrir el resto. Después de un verano con mucho juego y escasa disciplina llega el momento de someterse a un horario y unas normas que no todos llevan igual de bien.