Decenas de miles de hindúes devotos han abarrotado un templo en el sur de Nepal donde miles de animales y aves han sido sacrificadas esta semana. Una protesta de activistas de los derechos de los animales ha reivindicado que el ritual es un espectáculo cruel y espantoso. La ceremonia, que se celebra cada cinco años en el templo de Gadhimai en Bara, en el sur de Nepal, es el evento donde se produce la mayor masacre del mundo.