Las hijas de Francisca, la tercera víctima de la listeriosis no pueden contener sus lágrimas ni su indignación. Aseguran que su madre no sufría ninguna patología previa y que falleció por haber comido carne mechada. Afirman que van a reclamar para que todo se esclarezca. Mientras, se sigue buscando el origen del brote en el interior de Magrudis, aunque su gerente sigue sin explicarse de dónde ha salido la listeria. Una bacteria que también estaba en la carne mal etiquetada que hoy vemos por primera vez. En su envase ni rastro de Magrudis, la productora de la carne contaminada revendida por Martínez León. Por culpa de ese error la carne no fue retirada hasta 8 días después de la alerta sanitaria.