Un juez cree que la obra para exhumar al dictador corre peligros