Un día después de dar por rotas las negociaciones con el gobierno catalán, Pedro Sánchez se muestra tajante: "dentro de la Constitución, todo. Fuera de la Constitución, nada." Su única vía posible con Cataluña, asegura, es el diálogo y la aplicación de la Carta Magna. El camino más largo, dice, pero "el único posible y transitable".