Pedro Sanchez se convirtió en presidente con los votos de los independentistas y desde entonces un objetivo con Cataluña: diálogo. El primer gran gesto de Sánchez fue recibir al president de la Generalitat, Quim Torra, en Moncloa. Pasearle por los jardines y hasta enseñarle la fuente de Machado.