"Con este paso atrás el Ejecutivo está dando por buenos los argumentos que han exhibido Casado, Rivera y Abascal", afirma la consejera de Presidencia catalana