Es la cantidad que la exalcaldesa y siete de sus colaboradores se ahorraron los fondos buitre que adquirieron 1860 viviendas de la EMVS