A partir del año que viene se reducirá la velocidad máxima de 100 a 90 kilómetros por hora en carreteras convencionales sin separación de sentidos de circulación, con el principal objetivo de evitar muertes al volante.