Todo empezó con insultos entre los policías fuera del servicio y un grupo de jóvenes melillenses