Decenas de periodistas se han concentrado esta mañana ante el Tribunal Supremo para defender su derecho a no revelar sus fuentes y mostrar así su rechazo con la decisión judicial de incautarse de los móviles personales de dos informadores que investigan un caso de corrupción que afecta al empresario Bartolomé Cursach.