Los CDR rompieron los cordones de seguridad para impedir los actos de Vox en favor de la Constitución. Botellas, sillas y piedras lanzadas a los agentes que responden con cargas policiales. Contenedores quemados y otros daños materiales. Un día después el president Torra se centra únicamente en la actuación policial. Le da cuatro días para revisar protocolos y hacer cambios o los hará él mismo. Es el ultimátum a su conseller de Interior.