El monarca emérito habla con Mohamed bin Salmán, a quien la CIA culpa del asesinato de Khashoggi.