En el banquillo se sienta desde hoy un único acusado. Se trata del joven brasileño Patrick Nogueira, de 21 años. Supuestamente asesinó y descuartizó a sus tíos y a los hijos de estos, sus dos sobrinos de tres y un año. Vivía con ellos aquí en España. Desde hoy se enfrenta a la decisión de un jurado popular. La Fiscalía pide para él prisión permanente revisable.