Los pobres son mediocres que desean el fracaso y los ricos, personas de éxito listas para triunfar. Lo dice un vídeo proyectado en un colegio concertado y religioso de Madrid. Hasta ellos reconocen ahora que este vídeo no era el más adecuado para sus alumnos.