Ocurría de madrugada en la primera planta de un edificio en Barcelona. Las llamas provocaban una densa columna de humo que rápidamente se extendía por todo el inmueble.