La política de mano tendida hacia el soberanismo catalán que ha venido proclamando el Gobierno de Sánchez desde su llegada a La Moncloa, ha entrado este fin de semana en terreno delicado a cuenta de los presos del procès. Entrevistada por La Vanguardia, la vicepresidenta apuesta por buscar una fórmula alternativa a la prisión preventiva si el juicio se alarga.