Es el cuarto reo que se escapa de las cárceles españolas en sólo tres meses